8/5/2007 Encuentro

 

*La lista con la información de todas las piezas musicales includas en este programa se encuentra al final de este texto.*

_*(The whole Play List is located at the bottom)*_

*Textos literarios incluidos en este programa:*

* Cantares (de Antonio Machado, leído por Juan José Arreola)
* A los niños (de Gabriela Mistral, leído por Gilberto Vázquez Valle)
* El eclipse (de Augusto Monterroso, leído por él mismo)

Los tres textos se encuentran enseguida:

*Cantares*
_*(De Manuel Machado)*_

Vino, sentimiento, guitarra y poesía
hacen los cantares de la patria mía.
Cantares...
Quien dice cantares dice Andalucía.

A la sombra fresca de la vieja parra,
un mozo moreno rasguea la guitarra...
Cantares...
Algo que acaricia y algo que desgarra.

La prima que canta y el bordón que llora...
Y el tiempo callado se va hora tras hora.
Cantares...
Son dejos fatales de la raza mora.

No importa la vida, que ya está perdida,
y, después de todo, ¿qué es eso, la vida?...
Cantares...
Cantando la pena, la pena se olvida.

Madre, pena, suerte, pena, madre, muerte,
ojos negros, negros, y negra la suerte...
Cantares...
En ellos el alma del alma se vierte.

Cantares. Cantares de la patria mía,
Cantares son sólo los de Andalucía.
Cantares...
No tiene más cuerdas la guitarra mía.

*A los niños*
_*(De Gabriela Mistral)*_

Después de muchos años, cuando yo sea un montoncito de polvo callado, jugad conmigo, con la tierra de mis huesos. Si me recoge un albañil, me pondrá en un ladrillo, y quedaré clavada para siempre en un muro, y yo odio los nichos quietos. Si me hacen ladrillo de cárcel, enrojeceré de vergüenza oyendo sollozar a un hombre; y si soy ladrillo de una escuela, padeceré también por no poder cantar con vosotros, en los amaneceres.

Mejor quiero ser el polvo con que jugáis en los caminos del campo. Oprimidme: he sido vuestra; deshacedme, porque os hice, pisadme, porque no os di toda la verdad y toda la belleza. O, simplemente, cantad y corred sobre mí, para besaros los pies amados.

Decid cuando me tengáis en las manos, un verso hermoso y crepitaré de placer entre vuestros dedos. Me empinaré para miraros, buscando entre vosotros los ojos, los cabellos de los que enseñé.

Y cuando hagáis conmigo cualquier imagen, rompedla a cada instante, que a cada instante me rompieron los niños de amor y de dolor.

*El eclipse*
_*(De Augusto Monterroso)*_

Cuando fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido aceptó que ya nada podría salvarlo. La selva poderosa de Guatemala lo había apresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de los Abrojos, donde Carlos Quinto condescendiera una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.

Al despertar se encontró rodeado por un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar que a Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temores, de su destino, de sí mismo.

Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas.

Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo conocimiento de Aristóteles. Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.

—Si me matáis —les dijo— puedo hacer que el sol se oscurezca en su altura.

Los indígenas lo miraron fijamente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y esperó confiado, no sin cierto desdén.

Dos horas después el corazón de fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses solares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la valiosa ayuda de Aristóteles.

Playlist Tracks: 
Lila Downs - La cama de piedra
Album: La Cantina; Label: Narada
Mercedes Sosa - Al jardín de la república
Album: 30 años; Label: PolyGram
Ma. Dolores Pradera - Limeña
Album: Serie 20 éxitos; Label: BMG
Juan José Arreola - Cantares (Poem by Manuel Machado)
Album: Colección de Recuerdo; Label: BMG
Los Trovadores Huastecos del Viejo Elpidio - La azucena
Album: Uno con Dos; Label: Cedar
Banda de Tlayacapan - Huentle
Album: Banda de Tlayacapan; Label: Ediciones Pentagrama
Lola Beltrán - Cucurrucucú Paloma
Album: Lola Beltrán La Grande/La Reina de la Canción Ranchera; Label: Peerles
Compay Segundo - Quién te bautizó (Vicenta)
Album: Son del Monte; Label: Egrem
Agustín Lara - La Cumbancha
Album: 40 temas originales (Lo mejor de lo mejor); Label: BMG
Daniel Santos - Despedida
Album: 40 temas originales (Lo mejor de lo mejor); Label: BMG
José Carvajal “El Sabalero” - Chiquillada
Album: Grandes éxitos; Label: Sondor
Silvio Rodríguez - El Vagabundo
Album: Tríptico (Volúmen uno); Label: Spartacus
Amparo Ochoa - Quisiera
Album: Trova Yucateca; Label: Ediciones Pentagrama
Guty Cárdenas - Aléjate
Album: Un siglo del ruiseñor; Label: Corason
Tish Hinojosa - Las Golondrinas
Album: Frontejas; Label: Rounder
Augusto Monterroso - “El eclipse”
Album: Augusto Monterroso (Sinfonía concluida y otros cuentos); Label: Entre Voces. FCE
Soledad - P’al que se va
Album: A mi gente; Label: Columbia
Raúl García - Qori-Kinto
Album: Raúl García — Guitarra peruana; Label: Discos Pueblo
Coro Tarasco Zezangari - Tzitzi Curati (Flor de Canela)
Album: Las Pirecuas (Folklore Michoacano); Label: BMG
Program: 
Air Date: 
August 5, 2007